NECESITO DE TI PARA LO HUMANO

Ángel Lamata me entregó esta nota y estos versos de cariño y complicidad en la bodega de las Tenerías, donde fuimos a echar unos tragos y comer unas deliciosas anchoas, tras la presentación del viernes. Lo encuentro ahora en el bolsillo interior de la americana que llevaba puesta. Y he encontrado otro soneto en el blog que me escribió en octubre de 2004, tras el concierto de “Amor entre las cuerdas” con el Sushi Quintet en el Centro Cultural de Ibercaja. Puede que en materia de sonetos esté más acabado el que me dedicó Luis Antonio de Villena, pero para mí tiene un inmenso valor sentimental cuando un seguidor de tus libros o discos se decide a escribirte unos versos de gratitud.

PARA MI TOCAYO ÁNGEL…

“Son las 16,15 horas del 22 de febrero del 2008, es viernes y lo único que deseo (aún sabiendo que mi amor está en las urgencias del hospital clínico de Zaragoza) es que el reloj de este maldito ordenador acelere su paso y marque las 19,00 para salir corriendo. ¿Dónde? Hoy no es un viernes normal…hoy hace 108 años que nació un genio. Don Luis Buñuel. Y si hoy volviese a nacer (si es que ha muerto) estaría deseando y deseoso de estar en la escena que esta tarde tiene lugar en el centro de la historia. La demolición del arco iris.
Menuda escena, menuda suerte demoler el arco iris en estos días de sequía infinita. En fin, que para pasar el rato hasta las 19 horas, voy a intentar escribir un soneto que empape (si es que puede) todo lo que ha llovido desde agosto hasta febrero, que es el tiempo que llevo sin ti Ángel:

Desapareciste en la luz de Agosto,
Al alba, y con la gran luna lunera.
Llegó el gris otoño, manco y sin mosto,
y pasé el blanco infierno a mi manera.

Apareciste en el viento sin costo,
eclipsando la luna mitinera,
demoliendo el arco iris angosto,
presentando casi la primavera.

Qué ganas de volver a saludarte,
de estrechar tu mano, de ser tu hermano,
de aplaudir por tus dos…presentaciones.

Querubín de la guarda y del arte,
necesito de ti para lo humano
y sueño cuando cantas tus canciones.

(Tu tocayo del Moncayo, se te quiere. 18,05 h. 22-02-2008)

LETRAS DE UN ÁNGEL***

Para mi tocayo.

Pisando el gris alambre de la vida
montaré en el caballo verde poeta,
oleré el cierzo que alza mi cometa,
buscaré la receta contra el sida.

Avanzando por la arena del mar
escribiré a la nevera del amor,
necesitaré el susurro del clamor,
cuidaré el colesterol del calamar.

Brindando con Buñuel, en la retina,
el cielo no llorará en su salvaje
habitación de la torre de Babel.

Soñando con el lápiz en la lámina,
tu Ángel de alquiler, en cuatro días de viaje
te servirá tu copa de White Label.

(Otro Ángel, 9-10-2004.)

* * * Las “LETRAS DE UN ÁNGEL” para otro Ángel llevaban mucho tiempo en mi cabeza, y anoche, entre el amor de las cuerdas, sentí que esas letras tenían que ser escritas y algún día regaladas a su autor. Son maneras de sentir y padecer la vida con sus consecuencias ( pienso yo) de un Ángel a través de otro Ángel.”