Rectificación y caipiriña

Me corrige Emilia que Chico Buarque nunca ha sido ministro de educación de Brasil. Sí, Cristovao Buarque, primo del primero. Así que mis disculpas por el post anterior. Cosas de la información de internet que corre sin filtros por las bandejas de entrada para bien y para mal. En este caso, como he estado un poco desconectado del mundo estos meses pasados con lo de mi operación, pensé que además de Gilberto Gil, que sigue siendo ministro de cultura, Lula había metido a otro músico en su gabinete.  El texto, no obstante, no pierde ni razón ni credibilidad, venga de donde venga. 

Y ya que vamos de caipirinha y tropicalismo, ahí va una canción de Caetano Veloso. De las que más me gustan de todo su exquisito repertorio, aunque la versión que hace en el disco blanco de 1969 es más lenta y hermosa.