MI SENTIR

sentir1.jpg

En el souk de Marrakech le compré al luthier Abourifq Habib un sentir o guimbri, un bajo de tres cuerdas que tocan los músicos de gnawa y con el que también se hace percusión sobre la piel de camello o cabra de su cuerpo. Dicen que la gnawa, que procede de los esclavos subsaharianos que trajeron a Marruecos, tiene el don del trance y de curar enfermedades del espíritu. Y en esas ando, tocando mi sentir (sólo se necesitan dos dedos de la mano izquierda y no es necesario hacer cejillas), buscando en mi sentir, mirando al pozo para escuchar su canto, soñando y arañando, pescando melodías en el río que baja cargado de palabras de amor. Y allí regreso.

sentir2.jpg

Un enlace para escuchar gnawa.