EL DÍA SIGUIENTE

Me comenta el director del festival Luna, Lunera de Sos que ayer la emisión del concierto tuvo 59.000 espectadores y un share de 3, 3 de audiencia, que para esas horas debe estar muy bien. De esos sacrificados espectadores que les robaron al sueño unas horas para ver a Aute o a mí muchos no me conocerían así que les mando un saludo afectuoso y les agradezco su nocturnidad y alevosía. Espero que nos volvamos a ver en el futuro en algún concierto. Se nota mucho en las visitas a la web al día siguiente de salir en televisión o en los comentarios del blog cuando eres noticia por algún tema candente o polémico, tipo lo del himno con eñe que colgué la semana pasada.

Una pena en el concierto el aluvión de publicidad que nos metieron tras las tres primeras canciones (¿a quién le interesa a las tres de la mañana una picadora de cebolla?) y que relegó cinco canciones para mejor ocasión. No escuchamos El tranvía verde, Golpes de mar, Luz de agosto, El pozo de San Lázaro y Necesito de tu magia pero la selección que hicieron los responsables del festival y el realizador fue buena y con ritmo (Los Olvidados, Rachel Corrie, Dos bicicletas, Si los delfines mueren de amor, Donde muere la carretera y Te quiero que pa qué).
El concierto íntegro de una hora irá, según me cuentan, para Aragón Televisión y también Heraldo de Aragón parece que lo venderá con su edición dominical en un dvd. Y si todo va como está pensado ese dvd pasará a distribuirse en las tiendas de la piel de toro junto a la próxima edición de gran parte de mis discos agotados. Hay gente que me escribe y me dice que cuando salió La habitación salvaje en 1990 o Cierzo (en noviembre se cumplen diez años) estaban en pañales. Pues bien, aparte de la burra, ahora tendrán la oportunidad de conseguirlos.

Estuvimos sueltos, lenguaraces e incorrectos, tanto Héctor y Jorge, como yo. Me suben los colores recordando el jardín donde me metí al presentar Rachel Corrie. El pensamiento y el deseo van más rápidos que las oraciones gramaticales y coloqué a Jenín, la ciudad palestina, al norte del Líbano. Sorry. Mira que apenas disponíamos de una hora justa con los bises, que peleamos a capa y espada en el camerino, porque luego venía Aute con tres horas . Mira que me dije: cantar, coser y callar. Mira que siempre tengo presente aquel concierto de marzo de 2003 en la sala Luz de Gas de Barcelona que no paré de rajar (mi body acababa de regresar de Iraq pero mi alma seguía en Bagdad bajo las bombas) pero cuando pillo carrete soy un peligro. Supongo que son las cosas de comunicar tu mundo, historias que uno no puede renunciar a contar, que forman parte de su visión y lectura de la realidad. Todas las canciones se explican, defienden y cantan por sí solas pero a veces lo que nos diferencia a unos de otros, son las miradas, los silencios, lo que se dice entre canción y canción., la verdad, los cimientos de la verdad de cada uno.

Al día siguiente de salir en televisión, aunque sea de madrugada, los amigos se alegran y te escriben correos o sms, los vecinos te dicen que te vieron un ratito y algunas miradas de la gente por la calle delatan que ayer entraste y formaste parte de sus vidas aunque fuese por unos minutos. Esos días es mejor no volverte a mirarle el culo a las chicas porque es más incorrecto que nunca. Por eso nunca he querido ser famoso o popular, porque me encanta a ratos, como a todos, ser un hombre invisible.