Ángel Petisme

« Agosto 2004 | Main | Octubre 2004 »

Septiembre 28, 2004

Zaragoza. Viernes 8 de octubre
Centro Cultural Ibercaja
C/Antón García Abril, 1. 19, 30 horas. Entrada libre.

Madrid. Sábado 16 de octubre
Teatro de la ONCE
C/ Prim,3. 19 horas. Entrada libre.

AMOR ENTRE LAS CUERDAS

“El arte y el amor redimen la vida
y denuncian lo que conspira contra ella”
E. Bendersky
Quizás en los últimos años mi compromiso con causas urgentes, así como mi activismo pacifista en viajes a Iraq, Palestina, Sáhara, etc, hayan difuminado para algunos mi imagen de poeta y trovador de interiores. Es un apreciación errónea y aquí estoy esta tarde para demostrarlo. ¿Debo recordar que en mi último disco del año pasado, trece, de los quince temas que incluye, son canciones de amor? No reniego de nada. Luchar por mejorar la vida con un beso, una canción, una sonrisa es el gesto de amor más desinteresado. Ahora ya sé que el amor es un fantasma cuando los hombres son privados de su dignidad y carecen de un techo, un plato de comida, un pozo de agua que les de fuerzas para acariciarse. Las guerras y la injusticia convierten al amor en un acto meramente reproductivo y de fertilidad.

A menudo gente que acude a mis conciertos me dice que no entiende por qué no he obtenido el éxito que merezco con mis canciones. Entonces sonrío y tengo que recordarles las palabras de Einstein: “No intentes ser un hombre de éxito. Intenta ser un hombre de valor”. Después de ocho discos, y catorce años ganándome la vida sobre los escenarios, grabar en directo, en Zaragoza junto a mi gente y mis amigos, me colma de ilusión. Por los cañaverales y las huertas, donde correteaba este niño rabalero que soy. Frente a las montañas-pezón de Juslibol y el Bosque de los Lobos, donde acampaba con mis ojeras de boy-scout. En las Balsas del Ebro Viejo me enamoré de una muchacha del barrio de San José y por primera vez el rayo del amor y el dolor me descabalgó.

Hace más de un año Feliciano Llanas, de la Asociación cultural Conde Aranda, me propuso colaborar con un quinteto de cuerda al frente del cual está Luis Cosme, violonchelista de la Orquesta Sinfónica de Madrid. Por motivos de mi agenda nómada y porque me encontraba en plena promoción y gira de “Metaphora”, no pudo ser. Meses más tarde una amiga, poeta y narradora a la que admiro, me animó a pensar en un concierto especial y único… Ambas propuestas se abrazaron. Lo cierto es que me apunto, nunca mejor dicho, a un bombardeo. Me atrae el riesgo, el vértigo y la coreografía de la cuerda floja. El resultado es el concierto que hoy presento en este Centro Cultural de Ibercaja que ahora nos arropa bajo la intimidad de su madera, y a quien agradezco su complicidad. “Amor entre las cuerdas” es un reto y una aventura diferente, que encaro con la sensación de otra vuelta de tuerca, un paso de madurez y la posibilidad de revisitar con otro lenguaje musical mis mejores canciones de amor, quizás no las más conocidas, así como mostrar otro buen puñado de las nuevas e inéditas. Tanto Luis Cosme, como yo, tuvimos que elegir veintitantas canciones entre un arsenal de más de ciento sesenta.

El amor en los tiempos de la cólera y el terror, de los virus, del chat y los sms no se libra tampoco de las circunstancias mezquinas y el miedo y el estrés que rodean nuestras vidas. Es una orquídea entre alambres de espino. También es un cuadrilátero de doce cuerdas donde se gana o se pierde a los puntos, se arroja la toalla o se sospecha que el combate estaba amañado de antemano. Nos atan una cuerda umbilical y nos bajan con cuerdas los sepultureros. El amor nos encadena y nos libera, nos atormenta o “humaniza”, nos enajena y entre las cuerdas dejamos de ser cuerdos. Es curioso: cuerdo viene de cor, cordis: corazón. Pero no conozco un narcótico y bálsamo más poderoso que nos contagie con más intensidad la sensación de estar vivos, de morder cada milésima de segundo y saber que al menos, bajo cuerda, por unas horas furtivas y clandestinas, quizás unos años, hemos vencido a la muerte. Eros y Thanatos.

Por estas canciones desfilan la gloria y la miseria del amor. Los amores más hermosos por imposibles, los virtuales, los cobardes que venció la seguridad; la traición, la lucidez y el desorden, los besos marcados por la fatalidad, por el instinto de autodestrucción. Personajes atravesados por el fuego rojo de la pasión o el fuego azul de la serenidad y el amor reposado transformado en ternura y cariño. “Nunca amamos a nadie. Amamos, sólo la idea que tenemos de alguien. Lo que amamos es un concepto nuestro, es decir, a nosotros mismos” escribió Fernando Pessoa.

Pero también la fuerza del amor, la luz, la piel húmeda y el apetito, la belleza del recuerdo, la sensualidad y el deseo abundan en estas canciones. ¿Amar o ser amado? ¿Dar o recibir? ¿Qué es más hermoso? Parece que me hubiesen dado cuerda, pero es hora de que vibren mis cuerdas vocales y las de los instrumentos, golpeadas y acariciadas, transformen el amor en lo que siempre fue: la música necesaria y embriagadora de todos nuestros días sobre la tierra.

Ángel Petisme
(Texto del tríptico que ha editado Ibercaja para el día del concierto.)

Posted by petisme at 07:24 AM

Septiembre 25, 2004

SÁHARA: CARTA A ZAPATERO

CARTA DIRIGIDA A ZAPATERO POR MÁS DE DOSCIENTOS ESCRITORES PARA APOYAR AL PUEBLO SAHARAUI. PUEDES FIRMAR TÚ TAMBIÉN. LA INICIATIVA VA CRECIENDO.

30 CONFERENCIA EUROPEA DE APOYO AL PUEBLO SAHARAUI EN ZARAGOZA.
Me lo han pedido los amigos de Um draiga pero lamentablemente no podré estar cantando el día 27-N en Zaragoza, porque ya me había comprometido a hacerlo ese mismo día en Madrid en La Riviera por el pueblo palestino.

Manifiesto paz y justicia para el pueblo saharaui

Posted by petisme at 03:09 PM

Septiembre 24, 2004

MAR DE FUEGUITOS

EDUARDO GALEANO APOYA “MAR DE FUEGUITOS”

El escritor uruguayo Eduardo Galeano nos ha enviado un correo para apoyar la vuelta de “Mar de fueguitos” a Radio Euskadi. Galeano es autor del relato “El mundo”, historia de la que surgen el nombre y la filosofía de este programa. Con su voz recitando la historia de ese hombre de Neguá que subió al alto cielo daba comienzo siempre “Mar de fueguitos”.
Estas son sus palabras, sus hilitos de colores:

El mar de fueguitos quiere seguir siendo navegado por Gorka. Dice el mar de fueguitos que ese es el marinero que necesita para no secarse nunca. Yo, que algo tengo que ver, doy fe. Eduardo Galeano.

Página de Mar de Fueguitos y campaña para que el amigo Gorka Andraka recupe su programa de radio, uno de los más interesantes y escasos del estado español dedicados a solidaridad y oenegés

Relato “El mundo” de Eduardo Galeano

Posted by petisme at 05:52 PM

Septiembre 21, 2004

JOSÉ DE LOS CARIÑOS, una canción para Couso

He cantado y participado en muchos actos y conciertos de homenaje y reivindicación de la memoria de José, incluido el libro “José Couso. La mirada incómoda” que va por la tercera edición. Con Javier y David Couso viajé a Palestina. Tanto va la fuente al cántaro que al final le canta. El 8 de julio, un par de horas antes del acto frente a la embajada americana donde iba a cantar por segunda vez, me puse a tocar la guitarra y surgió esta copla que estrené ese día. Luego en un rato libre que tenía la grabé en casa en plan cutre, con un mal micro, los canales del mezclador destrozaos y el ordenata bloqueándose. Pero la intención es lo que cuenta y se la mandé a David para que se la entregase a Maribel, su madre, y por si la querían pinchar en la concentración de septiembre.
No debe sonar tan mal porque he recibido tres correos preguntándome que dónde pueden comprar o conseguir la canción. Pues aquí mismo y de gratis. Como el sol, como el aire, como la luz y la amistad. Como todo lo bueno. El que da lo que tiene… En la web dedicada a Couso hay tres canciones y ésta también la colgarán próximamente.
Aviso para plagiarios y chupópteros: La canción ya está registrada.

JOSÉ DE LOS CARIÑOS mp3

Posted by petisme at 09:42 PM

Septiembre 15, 2004

EN ARGELIA

El que dijo que una imagen vale más que mil palabras o no sabía escribir la O con un canuto o, como es el caso, no tenía ni un minuto libre para ello. En fin, algún día escribiré sobre este viaje. Podría llamarse “Árabe para viajeros tristes”. De momento mi cabeza es una telaraña de amor y un pentagrama con forma de cuadrilatero donde peleo cada día con mi sombra y cinco músicos de cámara. Cada uno de una nacionalidad. Es lo que hay. Las fotos, aunque bonsais, son de mi hermano del alma y tocayo: Ángel Trotter.

Mujeres saharauis en el hotel de las afueras de Argel. Ejemplo de dignidad y resistencia durante treinta años en los campamentos de refugiados, en medio de la nada. La nada son 5 grados bajo cero por la noche y 40-50 durante el día. Hasta el infierno es menos hostil.

En las calles de Argelia se respiraba la contradicción: la herencia del islamismo radical y la modernidad de la ex-colonia francesa. El país desde la victoria en las urnas del Frente Islámico de Salvación en 1992, y la posterior invalidación de los resultados por las fuerzas armadas y el Frente de Liberación Nacional, sigue en estado de emergencia.

Como los balseros cubanos los niños de Argel tendían sus pupilas en el infinito y la luz amarga del Mediterráneo. Enfrente los barcos detenidos esperando su cargamento de gas o petróleo.

Desde las rejas de un palacio otomano, frente a la bahía, las familias bajaban a la playa. Sólo los niños varones llevaban bañador, el resto….

Boulevard Che Guevara

Argel me recordó a Valparaíso, a Lisboa y Oporto, a Marsella, a La Coruña (la zona noble del puerto). Barrios trepando por las colinas, calles empinadas, faltaban los tranvías, desaparecidos hace unos años. Pensaba en Cervantes regresando ya manco desde Lepanto, apresado por los corsarios y cautivo en esta ciudad durante cinco años. Recordé dos obras de teatro del alcalaíno: “El trato de Argel” y “Los baños de Argel”. Pensaba en Albert Camus, hijo de colonos, que pasó su niñez en uno de los barrios más pobres de esta urbe. Releí en el avión una vieja edición de “El extranjero” que había comprado en una librería de viejo en el Tubo de Zaragoza en el año 75. Nunca me sentí extranjero en Iraq, en Palestina, en Argelia, en Siria, en Jordania. En cambio sí en Nueva York. Y quizás donde más extranjero me siento es en Aragón.

Las mujeres saharauis me regalaron un pañuelo verde. El aire acondicionado del Sheraton estaba a todo meter aquella mañana. Afuera, cuarenta y pico grados y una humedad que impregnaba el alma del rebelde. Un lugareño me comentó que aquello no era nada. Hacía una semana habían tenido 58 grados.
En “El hombre rebelde” Camus se pregunta por qué los ideales se pervierten, por qué cuando vence la rebeldía se transforma en opresión. Revoluciones individuales para salir del absurdo.

En el monumento a los mártires de la independencia de Argelia conseguida en 1962. Debajo hay un museo. Nos proyectaron un fragmento de “La batalla de Argel” de Gillo Pontecorvo. Curiosamente era una escena donde tres bellas mujeres argelinas ponen tres bombas en locales frecuentados por franceses. Fue un gesto inocente. Sacado de contexto cualquier mente malévola hubiera pensado que era una incitación al terrorismo. Mirta Ibarra, la actriz cubana y viuda de Tomás Gutiérrez Alea, director de “Fresa y chocolate” o “Guantanamera”, me levantó el ánimo con un piropo: tú sí que eres un monumento y no esto.

La miseria arañaba las calles del puerto. Una marabunta de mendigos y golfillos delincuentes te impedía caminar. Dijeron que era muy peligroso pasear por la noche. A las chicas la seguridad argelina no les permitió salir ni a la esquina. Pero el concierto duró cuatro horas, así que los más osados en grupos de tres o cuatro salimos a repostar. Era curioso: sólo servían cerveza en los puticlubs. Antros camuflados como restaurantes, con mesas de hule cutre o luces y guirnaldas navideñas. Entrabas y al cabo de un rato comenzaban a llegar las putas viejas y maltrechas del puerto. En la parte de arriba el comercio carnal se consumaba.

En el teatro Le Mouggard canté una versión especial de “Los olvidados”: Nosotros somos los olvidados, / los saharauis y el Polisario. / Los hijos de la noche en un mar de arena / que sueñan con volver a su amada tierra. / Treinta años luchando, treinta esperando, / treinta luchando, treinta esperando./ Sáhara, saharaui, Sáhara libre, soy saharaui.

Banda de lujo: David Hyam al cajón peruano, Rafa Panadero (periodista de la SER) al bajo, Jaime Medina con los panderos, Luis Farnox con la armónica, servidor con la guitarra y me hicieron los coros: María do Ceo (cantante portuguesa de fados) y Vicky (del grupo Las Niñas). Mercedes Ferrer me comentó que le había gustado mucho, que había sonado muy francés. Puede ser: sonó más a mousette y vals porteño que a ranchera.

Posted by petisme at 10:00 PM

Septiembre 03, 2004

ENCORDADOS

Ahí andamos tanto Luis Cosme como yo desde la vuelta de vacaciones echándole horas, esfuerzo e ilusión al nuevo proyecto. Frente a la pantalla del ordenador con el programa Sibelius, entre las cinco cuerdas horizontales del pentagrama, una telaraña de corcheas, ligaduras, tresillos, etc va tomando forma. De momento ya están hechos los arreglos nuevos para cuerda y percusión de: La habitación salvaje, Confesiones de un gladiador, Prepárame ese güisqui (ahora convertida en canción con dos estrofas nuevas), Los nadadores, Si los delfines mueren de amor, Mi banda sonora, Los ríos de Venus, Caballitos de mar (nueva), Palabras en ayunas (nueva), Dos bicicletas (nueva).

Casi hemos cruzado el ecuador. Del material ya grabado en discos míos anteriores restan: Golpes de mar, Julieta, Sol de medianoche, Mar que no sabe ser mar.
A última hora optamos por dejar de lado La Vía Láctea, Cuando baje la marea y Sólo tengo un corazón. De las canciones nuevas e inéditas quedan por arreglar: La última canción, Shangri-la, Luz de agosto, Una moneda bajo la lengua, Mientras se abrazan, Mi ángel de amor.

Queda por dilucidar si hacemos una versión de Ché cosé l´amor de Vinicio Capossela o de La llorona, popular de Oaxaca. Con la Jota del Muro no creo que podamos porque todavía no he acabado definitivamente la música. En el espectáculo incluiremos dos o tres poemas míos: Bala de plata, un florilegio con versos sueltos de mis libros y quizás un texto nuevo.

Posted by petisme at 03:15 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s